+34 620360354

Las vías pecuarias en el campo andaluz: vías de futuro (I)

Las vías pecuarias en el campo andaluz: vías de futuro (I)

Las vías pecuarias en el campo andaluz: vías de futuro (I)

Si aún no sabes muy bien qué es eso de una “vía pecuaria”, comencemos por el principio.

¿Qué son las vías pecuarias?

Las vías pecuarias son los caminos utilizados tradicionalmente en España para el tránsito del ganado.

Su origen se remonta al siglo XIII, cuando Alfonso X el Sabio crea el Concejo de la Mesta, una asociación nacional de ganaderos que tuvo un papel muy importante para la Corona hasta el siglo XVI, cuando comenzó su declive. Fue abolida en 1836.

Los pastores que formaban parte de la Mesta, movían sus rebaños hacia los pastos del sur de la península durante el invierno, volviendo durante el verano a las montañas del norte en busca de nuevos pastos donde alimentar el ganado. Este tránsito ganadero, conocido como trashumancia, requería de una extensa red de caminos que permitieran el paso de los rebaños, intentando evitar conflictos con los agricultores. Así nacieron las vías pecuarias, creadas mediante leyes promulgadas por la Corona.

Atendiendo a sus dimensiones se clasifican en: cañadas (75 metros de ancho), cordeles (37’5 metros) y veredas (20 metros). Estas vías principales se conectan entre sí por medio de ramales y coladas de anchura inferior.

Vía pecuaria. Cañada Real Segoviana

Declive y usurpación: Siglos XIX y XX

Tras la abolición de la Mesta, las vías pecuarias continuaron desempeñando su función tradicional. Sin embargo, el desarrollo del ferrocarril, que empezó a utilizarse como transporte alternativo a la trashumancia, y el desarrollo cada vez mayor de la agricultura, provocaron el abandono paulatino de estas vías.

Además, esto trajo consigo un aumento considerable de las usurpaciones ilegales en los terrenos pertenecientes a las vías pecuarias. Muchos propietarios aprovecharon el abandono de estas vías para extender los límites de sus fincas de manera ilegal, eliminando la vegetación forestal asociada para sembrar diferentes cultivos.

Este fenómeno se acentuó durante el siglo XX, y las diferentes normativas que trataron de regular la situación de las vías pecuarias, no evitaron que se continuara perdiendo una parte significativa de su superficie.

Buen ejemplo de ello es lo ocurrido en el municipio de La Rinconada (Sevilla), donde numerosas vías pecuarias fueron usurpadas. Una de las más afectadas ha sido la Cañada Real del Término, que ha perdido más de 12 hectáreas durante la segunda mitad del siglo XX.En las siguientes imágenes podemos cómo ha evolucionado la superficie ocupada por un tramo de esta cañada desde 1956 hasta la actualidad.

Evolución tramo de una vía pecuaria en La Rinconada

En la imágen correspondiente a 1956, hemos marcado con una línea roja la superficie que pertenecía a la vía pecuaria y que se encontraba sin roturar. Esta superficie permaneció prácticamente invariable hasta 1977. Pero ya en la imágen correspondiente a 1984 se aprecia como una parte significativa de la vía pecuaria fue invadida por las fincas colindantes.

2 Responses to "Las vías pecuarias en el campo andaluz: vías de futuro (I)"

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *